Aprendizaje permanente para el futuro

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

por Erik Jongezoon

blog_ilus-2

 

Según el profesor David Edwards de Harvard, tradicionalmente «Primero “aprendemos” y, luego, “hacemos”. Vamos a la escuela y, luego, a trabajar». En su artículo titulado Las escuelas estadounidenses preparan a los chicos para un mundo que ya no existe, él asevera que este enfoque no se corresponde con las necesidades del mundo contemporáneo. Ahora, aprender y hacer son procesos inseparables de cara a la necesidad de descubrir.

El problema es que desde hace 200 años se enseña igual, como destaca Mark Prensky, inventor del concepto de “nativos digitales”. Según Sir Ken Robinson, experto en educación, la enseñanza actual se concibió en la Revolución Industrial, cuando los trabajadores se entrenaban para realizar las mismas faenas repetidamente. Obviamente, es un modelo reñido con las necesidades del mundo contemporáneo.

Habilidades y competencias del siglo XXI

Debido al desfase entre las demandas del mundo laboral del
siglo XXI y los sistemas educativos, diversas organizaciones internacionales y locales emprendieron la búsqueda de modelos apropiados para satisfacer los nuevos paradigmas.

Inicialmente, se definieron ciertas destrezas o habilidades para tener éxito en el siglo XXI. Sin embargo, actualmente se habla de competencias, según el concepto más amplio definido por la UNESCO, el BID, la OCDE y otros organismos.

El glosario Cedefop de la Comisión Europea define una habilidad como la capacidad de realizar tareas y solucionar problemas, mientras que una competencia es la capacidad de aplicar los resultados del aprendizaje en un determinado contexto.

Entre las habilidades y competencias más relevantes, destacan las siguientes:

  • Creatividad e innovación
  • Pensamiento crítico;
  • Resolución de problemas y toma de decisiones;
  • Comunicación, colaboración y negociación;
  • Dominio de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC);
  • Flexibilidad cognitiva;
  • Curiosidad intelectual para buscar, seleccionar, estructurar y evaluar información.
  • Aprender a aprender.

El concepto del aprendizaje permanente o lifelong learning

Cuando termina la escolaridad obligatoria, no termina el aprendizaje. En su recomendación 195, la Organización Internacional del Trabajo, OIT, reconoce a la educación y formación como un derecho e incorpora en los desafíos del desarrollo el aprendizaje permanente: “la consecución del aprendizaje permanente debería basarse en un compromiso explícito por parte de los gobiernos de invertir y crear las condiciones necesarias para mejorar la educación y la formación en todos los niveles; por parte de las empresas, de formar a sus trabajadores; y por parte de las personas, de desarrollar sus competencias y trayectorias profesionales”.

Desafíos para las instituciones pedagógicas:

La actual “Sociedad de la Información y el Conocimiento —SIC—” tiene el desafío de adaptarse constantemente a los nuevos conocimientos que se generan. Ello exige el desarrollo de habilidades y competencias mediante estrategias de aprendizaje permanente. El objetivo es apuntar a la realización personal de los individuos para su integración social, su participación ciudadana activa y su inserción en el mercado laboral.

Como muy bien dijo Rosa María Torres: “El aprendizaje a lo largo de toda la vida debe adoptarse como un paradigma para todos los países, como un horizonte y como un principio activo para (re)configurar la educación y los sistemas de aprendizaje en todo el mundo (Torres, 2003)”.

Las competencias clave para el aprendizaje permanente, definidas por el Consejo y el Parlamento Europeo, son las siguientes:

  1. Comunicación en la lengua materna.
  2. Comunicación en lenguas extranjeras.
  3. Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología.
  4. Competencia digital.
  5. Aprender a aprender.
  6. Sentido de la iniciativa y espíritu de empresa.
  7. Conciencia y expresión culturales.

Por lo tanto, las instituciones educativas deben enseñar a aprender, cultivando las competencias que el estudiante necesita para enfrentar los retos de un mundo globalizado y tecnológico.

La misión fundamental de la educación permanente es “enseñar a aprender, inculcar que el aprendizaje no es terminal y preparar al hombre para que después de dejar el sistema formal de la educación siga aprendiendo” (M. A. Escotet, 1992).

Desafíos para el sector corporativo

La economía actual requiere trabajadores con un alto nivel de formación y capacidad de iniciativa. Para mantener su competitividad, el sector corporativo debe suministrar las herramientas para que sus empleados actualicen sus conocimientos de forma permanente. Cada vez más, las empresas deben facilitar formas de auto aprendizaje, permitiendo que sus empleados investiguen o hagan cursos en línea. “La ‘e-conomía’ requiere el desarrollo de la [formación virtual] como un compañero imprescindible durante la vida profesional de la persona”, dice Castells (2001). Lea sobre las ventajas del e-learning corporativo en nuestro artículo anterior.

Las oportunidades de las nuevas tecnologías

Comúnmente se tiende a creer que la tecnología sustituye empleos al automatizar muchos procesos manuales. Según un estudio de la empresa consultora Deloitte, la tecnología ha creado más empleos de los que ha eliminado en 140 años. Dicen los hallazgos: “La tendencia dominante es la contracción del empleo en agricultura y manufactura, pero se compensa con un rápido crecimiento en los sectores de servicios, asistencia, creativos, tecnología y negocios”. “Las máquinas realizan las tareas más repetitivas y laboriosas, pero durante los últimos 150 años no han eliminado la necesidad de tener mano de obra”. Esto sugiere que la tecnología aumenta el poder adquisitivo de la gente, creando demandas por otros servicios y, por ende, generando nuevos puestos de trabajo.

Los empleos del futuro

El Departamento de Trabajo de los EEUU proyecta que las áreas con mayor crecimiento en la década del 2014 al 2024 serán el sector de salud y asistencia social, las tecnologías de información y el sector de los intérpretes y traductores.

Las nuevas profesiones tendrán mucho desarrollo, como las ciencias ambientales, la biotecnología, la biomedicina, la medicina genómica, la nanotecnología, la ingeniería molecular y la mecatrónica (automatización de procesos industriales).

Según la Organización de Cooperación de Desarrollo Económico (OCDE), 8 de cada 10 nuevos empleos serán para trabajadores del conocimiento: profesionales con capacidades técnicas, formación práctica, habilidades directivas y espíritu emprendedor.

Atrás quedó la comodidad de hacer lo mismo, en la misma compañía, toda la vida. La buena noticia es que habrá más oportunidades para ascender, emprender nuevas carreras y explorar nuevas oportunidades. Los trabajadores del futuro serán aquellos que estén dispuestos a ser aprendices permanentes, flexibles y capaces de adaptarse al cambio.

E-learning corporativo mediado por big data

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

por Judith Bermúdez

art_final

Los cambios vertiginosos en las tecnologías de información y comunicación requieren que las organizaciones y los individuos se actualicen continuamente para mantenerse competitivos. Asimismo, la masividad de los datos generados en todos los ámbitos plantea sus propios desafíos.

Capacitación para un mundo en cambio constante

Por una parte, las organizaciones necesitan que sus trabajadores se capaciten de manera práctica y efectiva para poder abordar los retos contemporáneos, tanto internos como externos. Es decir, que los individuos adquieran los conocimientos necesarios para desempeñar sus tareas de manera óptima —los internos—, y que la organización pueda satisfacer las exigencias del entorno —los externos—, sea el mercado, la sociedad, el ámbito intelectual científico o académico, la política o cualquier otra área de influencia.

Big data: el análisis de datos masivos

metacog_time-to-completion_visualization

Por otra parte, el volumen de los datos que se producen actualmente es tan grande que manejarlos y procesarlos es una tarea colosal. Según una infografía publicada por IBM, se estima que diariamente se generan 2,5 quintillones (un millón de cuatrillones, 1030) de bytes de datos, es decir, 2,3 trillones de gigabytes. Por citar algunos ejemplos, 6 de los 7 billones de habitantes del planeta tienen teléfonos celulares. Diariamente, 200 millones de usuarios activos de Twitter envían 400 millones de tuiteos. En cada sesión, la Bolsa de Nueva York procesa 1 TB (un terabyte es igual a un billón de bytes) de información bursátil. Mensualmente se comparten 30 billones de datos por Facebook y se ven más de 4 billones de horas de video por YouTube.

Para hacerse una idea de su crecimiento exponencial, se espera que habrá 40 zettabytes (43 trillones de gigabytes) de datos en el año 2020, que son 300 veces más de los que había en 2005. Esta cifra no toma en cuenta los datos que no están cifrados digitalmente.

Big data y educación virtual

Hace poco publicamos un artículo sobre las tecnologías de big data en los ambientes educativos en línea. Igualmente, abordamos el tema de la educación virtual corporativa como clave para una mayor competitividad. La pregunta es ¿cómo puede beneficiar el análisis de los datos masivos al e-learning corporativo?

Habilidades y competencias en el mundo real

Pues bien, así como los datos contemporáneos son masivos, el número de estudiantes y sus necesidades también han crecido a un ritmo acelerado. Actualmente, se requieren sistemas que puedan evaluar y analizar el rendimiento académico de manera auténtica. Para lograrlo, no basta con evaluar qué memorizan los estudiantes, como suelen hacer los exámenes estandarizados. En lugar de ello, hacen falta mecanismos y sistemas que permitan evaluar habilidades y competencias en el mundo real. La capacidad de seguir la evolución del aprendizaje se hace más imperativa en el mundo profesional donde se deben adquirir nuevas destrezas con rapidez y eficiencia.

El proceso del aprendizaje y su importancia

Hay distintos enfoques pedagógicos para impulsar el proceso de aprendizaje. En todos los casos, se plantea un reto para que los estudiantes pasen de consumir información pasivamente a generar productos de aprendizaje activamente. El proceso de generación de un producto de aprendizaje muestra si el estudiante resuelve los problemas como un inexperto o como un experto.

stacks-image-40a654e_sp

Los sistemas tradicionales de evaluación se basan en la obtención de un resultado esperado, por ejemplo, una respuesta considerada correcta, sin hacerle seguimiento al proceso realizado para llegar a dicho resultado y cómo se compara con otros estudiantes. Para poder hacer tales análisis, se deben procesar grandes volúmenes de datos provenientes de miles de estudiantes y profesores. Mediante herramientas de big data se pueden aplicar algoritmos de aprendizaje por computadora a volúmenes masivos de datos en un tiempo corto. Dichos algoritmos están formulados para analizar los datos de cómo se llegó a un resultado y no solamente cuál fue.

¿Cuáles son los beneficios de analizar big data en la educación virtual corporativa?

  • Los estudiantes reciben retroalimentación en cuestión de minutos, sin tener que esperar horas o días a que un docente analice los resultados.
  • Los docentes solo deben revisar o auditar la puntuación asignada por la computadora, permitiéndoles concentrar sus esfuerzos en mejorar los contenidos y ampliar los elementos de aprendizaje.
  • La organización podrá tomar decisiones sobre las maneras más efectivas de capacitar a su personal para dirigir la formación hacia aspectos claves de su área y gestionar la optimización de resultados mediante el rendimiento optimizado.

metacogTM al servicio de la formación corporativa

cardset4image2img_3362

La iniciativa metacogTM desarrolla aplicaciones que capturan la información digital generada por los estudiantes al interactuar con objetos de aprendizaje y la analiza mediante sistemas de aprendizaje automático, o machine learning, para revelar los procesos cognitivos de los estudiantes. Es decir, le hace seguimiento al proceso de aprendizaje mientras está ocurriendo: muestra su trabajo mientras los estudiantes hacen el trabajo, revelando de esa manera su razonamiento. La solución metacogTM abarca la captura, compilación y análisis de datos provenientes de decenas de millones de estudiantes, no solo de uno o algunos estudiantes.

Linden Colombia es tecnología de vanguardia aplicada a la educación. Linden forma parte del equipo que desarrolla esta plataforma innovadora. Vea este interesante video sobre metacogTM.

Use la plataforma de análisis de aprendizaje metacogTM para evaluar competencias con tareas de desempeño auténticas

Enriquezca sus programas de formación y certificación para que sean más auténticos, participativos y rigurosos de manera que revelen lo que realmente se LOGRA y no solamente lo que se memoriza.

  • Trascienda la simple memorización de opciones múltiples.
  • Desarrolle recursos multidimensionales como juegos, simulaciones y tareas de desempeño.
  • Evalúe de manera rápida, económica y auténtica si su personal está preparado para aplicar lo que sabe a su trabajo.

metacogTM es un poderoso conjunto de API (interfaz de programación de aplicaciones) que usa la inteligencia artificial para computar la capacidad real de aplicar conocimientos en tiempo real.

E-learning corporativo: clave para una mayor competitividad

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

por Luis Eduardo Henao

Print

Los avances tecnológicos en las telecomunicaciones, la informática y el auge de internet han permitido que los procesos de aprendizaje se puedan realizar a través de plataformas virtuales en las cuales se dispone de diversos elementos como video, juegos, actividades interactivas y foros. Un estudiante puede acceder a estos recursos en cualquier momento, desde cualquier lugar, a través de un dispositivo y conexión a internet, de manera que es una herramienta flexible.

Las empresas siempre buscan alternativas que les permitan capacitar, retroalimentar y evaluar a sus empleados. Esto requiere de una inversión económica significante: contratar expertos para dar conferencias, realizar capacitaciones, organizar seminarios, etc. Por décadas las empresas han gastado tiempo y dinero en la capacitación presencial de sus empleados. Pero en el siglo XXI, la evolución de la tecnología ha hecho que el mundo cambie constantemente: y esto requiere una capacitación continua de las personas en el ámbito profesional.

Por eso, desde hace unos años, se viene hablando de e-learning corporativo, ocupando un lugar destacado dentro de las organizaciones empresariales. El e-learning corporativo es una modalidad de aprendizaje virtual a distancia, dirigida a organizaciones, instituciones y empresas que mejora la formación, el desarrollo y el rendimiento de su capital humano.

Principales ventajas para la empresa

Flexibilidad
Es una herramienta versátil que permite el acceso y la modifación de información en cualquier momento y desde cualquier parte, sin incurrir en sobrecostos.

Actualización
El e-learning facilita la actualización de contenidos ya que es más rápido y económico realizar cualquier modificación, contrario al uso de productos impresos.

Reducción de costos 
Una capacitación virtual elimina la logística requerida de una capacitación presencial; por tanto, el ahorro para una empresa es evidente; no más piense en el traslado de los empleados, alquiler de salones, transporte y alojamiento del facilitador, viáticos, alimentación, alquiler de equipos para proyección y audio, entre muchos, muchos más.

Ahorro de tiempo y aumento en retención
De acuerdo a estudios, se ha comprobado que los tiempos de capacitación pueden reducirse entre un 40% y 60% bajo la modalidad de e-learning. Y la información asimilada se retiene un 25% más, comparada con la formación presencial.

Seguimiento y control
Las herramientas digitales permiten un seguimiento mucho más eficaz de las actividades propias del programa y del progreso de cada usuario. Se puede obtener información valiosa del conocimiento de los empleados y de ese modo identificar sus habilidades, en tiempo real.

Temores comunes

Repasemos algunos de los temores más comunes que puedan existir alrededor del tema de e-learning corporativo:

¿Estoy obligado a usar un LMS determinado?
No. La implementación de e-learning no está sujeta a una plataforma determinada; el contenido se puede crear para la plataforma que la empresa posee o desea.

¿Es necesario llevar todo mi contenido a la virtualidad para que sea efectiva?
No. La implementación se puede realizar progresivamente. Los avances y resultados igualmente van a ser notorios y beneficiosos para la empresa.

Si el contenido se vuelve obsoleto, ¿tengo que empezar otra vez de cero?
No. El contenido puede ser actualizado y modificado en cualquier momento.

E-learning es limitado
No es cierto; puede formar a personas de cualquier edad, en cualquier tema, con cualquier complejidad y de formas mucho más participativas que en modalidad presencial.

Con e-learning corporativo se ayuda a lograr:

  • consolidar los valores corporativos.
  • el alcance de los objetivos del negocio.
  • el desarrollo de las competencias clave para el conocimiento
  • estratégico.
  • el crecimiento de las personas.

Mejora la competitividad de la empresa

La implementación de e-learning en las organizaciones optimiza el uso de los recursos económicos, tecnológicos y humanos, lo cual le da una fortaleza interna a la organización. Esto, a su vez, ayuda a canalizar las oportunidades, permite un crecimiento representativo de la organización y mejora su posición y competitividad en el mercado.

Para leer más sobre el potencial del e-learning corporativo, visite estos links:

Welcome to the world! Las ventajas de hablar un segundo idioma

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

por  Luis Eduardo Henao

speak_english

Son las 10 de la noche. Juan pasó toda la noche estudiando para un parcial de matemáticas. Ya tiene todo muy claro, excepto una sola fórmula que no le quiere dar la respuesta correcta. ¿Qué hacer a estas horas de la noche? ¿Dejarlo así y esperar lo mejor para mañana? En vez de esto, Juan acude a un foro en línea para plantear su dilema y lo describe en inglés. En menos de 5 minutos le llegan varias respuestas de la India; allá son las 8 de la mañana. La tecnología y un segundo idioma le permitieron solucionar su problema, sin importar el lugar o la hora.

En Colombia, hablar inglés ha dejado de ser un privilegio para pocos y se ha convertido en una necesidad para muchos. Veamos porqué:

  • Acceso a los mejores empleos dentro y fuera del país;
  • Acceso a toda la informaciónen línea (los avances tecnológicos y científicos se encuentran documentados principalmente en inglés);
  • Acceso a cualquier contenido educativo en línea;
  • Oportunidades profesionales sin límites geográficos.

La realidad del inglés en nuestro país

En Colombia, solo el 7% de sus habitantes manejan el idioma inglés al nivel necesario para ser considerados “bilingües” y solo el 2% lo dominan a la perfección. Esto es una desventaja para el país, porque con la entrada al mundo de la tecnología las empresas son cada día más exigentes: aproximadamente el 75% de las empresas nacionales esperan que sus profesionales manejen el inglés, y las multinacionales manifiestan que, aunque en Colombia hay profesionales muy calificados, 8 de cada 10 personas contratadas deben de ser extranjeras debido al bajo dominio de inglés del talento local.

Pero veamos más allá: según una investigación del Centro de Estudios y Económicos del Banco de la Republica del año 2013, solo el 35% de los docentes del sector público que enseñan inglés alcanzaban un nivel intermedio B1. Iniciativas gubernamentales, como el programa nacional de Bilingüismo y Colombia Very Well, hicieron que algunos docentes pasaran al nivel B2. No obstante, el 65% cuenta con un nivel básico o inferior. Y ninguno tiene el dominio operativo y eficaz del nivel C1, requerido para enseñar ingles de forma efectiva. Semana Educación escribió al respecto que “preocupa el manejo del idioma que tienen los docentes en el país” y el instituto Education First (EF) ha exclamado que se necesita “construir hábitos de pensamiento creativo y comunicación efectiva. La clave es enseñar cómo pensar y no tanto qué pensar”, recordando a la vez que “el bilingüismo facilita la innovación en los países y en las empresas”.

Mientras tanto, cada año más de 45.000 colombianos se ven obligados a viajar a otros países para aprender inglés, simplemente porque el actual sistema educativo no les da garantías para el aprendizaje del idioma.

tabla

Tabla comparativa de los niveles de ingles según el Marco Común Europeo de Referencia (Gráfica: Cambridge Institute).

Hablar un segundo idioma: algunos beneficios

Aumento del nivel de confianza

El progreso en el aprendizaje de un segundo idioma nos proporciona motivación, satisfacción y determinación. A su vez, aumenta el valor para emprender otros proyectos de vida que antes no creíamos factibles (un viaje, una nueva oportunidad laboral).

Entrenamiento del cerebro

Los cerebros bilingües están mejor equipados para procesar información. Al tratar con un vocabulario y gramática diferente del que estamos acostumbrados, nuestras células cerebrales trabajan más, lo que permite entrenar nuestro cerebro y hasta aumentar la capacidad de la memoria.

Mejores habilidades cognitivas

Según un estudio reciente, realizado por la universidad de York en Toronto Canadá, las personas que manejan dos idiomas de forma habitual mejoran su flexibilidad mental para procesar información y capacidad de adaptarse a los cambios. Incluso aportan evidencias de que a edad avanzada se correrán menos riesgos de sufrir un deterioro cognitivo (retraso en las síntomas de demencia y Alzheimer).

Competitividad y nuevas oportunidades

Según un estudio llevado a cabo por la Unidad de Inteligencia de The Economist, casi el 90% de los directivos señalaron que una mejor comunicación transfronteriza mejora la rentabilidad, mientras que otro estudio observó que el 79% de las empresas que invirtieron en la enseñanza de inglés a sus trabajadores han experimentado un aumento en las ventas.

Estudios realizados en Suiza, Gran Bretaña y Canadá resaltan la compensación económica asociada con el bilingüismo o multilingüismo en todos los niveles; y documentos del Banco Mundial sostienen que existe una correlación entre el crecimiento de un país y su nivel de inglés.

Para empresarios, integrantes de los llamados start ups y personas independientes, el dominio del inglés aumenta su probabilidad de ser notado en redes profesionales y bolsas de empleo, facilita el acceso a información estratégica en línea y acelera la entrada a mercados internacionales.

El profesional bilingüe

Los profesionales bilingües en Colombia, no sólo consiguen empleo con mayor rapidez y de mejor calidad; en promedio tienen salarios 26% superiores a los demás. En la India, el aumento es casi igual: aquellos que hablan ingles ganan, en promedio, un 34% más de salario. Y estudios realizados en Estados Unidos sostienen que hablar en dicho país un idioma extranjero, incrementa el salario hasta con un 4% (por ejemplo: español, francés, alemán, entre otras).

¿Ya estamos hablando el mismo idioma?

Los idiomas nos ayudan a darle sentido al mundo e influyen la forma en que lo vemos, describimos y vivimos. Y aunque algunas personas sean más dotadas que otras y ciertas edades faciliten el proceso de aprendizaje más que otras, no sobra recordar que cualquier persona puede aprender una segunda lengua, a cualquier edad.

Para Colombia es un propósito nacional ser La más educada en el 2025. No queda mucho tiempo. E-learning es la herramienta por excelencia para implementar estrategias de enseñanza eficaces con impacto a corto plazo, mayor cobertura geográfica e inversión inferior al sistema educativo presencial. ¡Si aprovechamos las nuevas oportunidades que ofrece la tecnología en materia de educación, el país irá por buen camino hacia su propósito!

Para leer más sobre los efectos cognitivos de una segunda idioma, visite este link:

Si quiere medir su nivel del inglés según la clasificación del Marco Común Europeo de Referencia, haga esta prueba en línea y ¡en menos que una hora sabrá la respuesta!

¿Está Colombia preparada para el e-learning?

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

Por Erik Jongezoon 

iphone_blogg

La combinación de la tecnología con la educación está creando nuevos ambientes de aprendizaje, denominados e-learning (educación virtual). Los titulares de periódicos evidencian esta tendencia en repetidas ocasiones y los ministerios MinTic y MinEducación resaltan el fenómeno como algo que, ni podemos negar, ni debemos desaprovechar.

Estudios de la institución española Online Business School (OBS) afirman que en tres años el 50% de las clases de educación superior en Colombia serán virtuales. También se prevé un fuerte crecimiento a nivel empresarial, donde las corporaciones ya están usando las herramientas virtuales para capacitar a sus empleados.

E-learning parece estar en auge. Sin embargo, existen incertidumbres sobre su viabilidad en Colombia: ¿Cómo lograr la conectividad de 48 millones de personas? ¿Cómo dotar a personas de estratos bajos con las herramientas tecnológicas necesarias? ¿Cómo garantizar el aprendizaje si el profesor no está frente al alumno, pendiente de que haga la tarea? Y, ¿a qué generación del futuro le tocará realmente la implementación masiva de la educación virtual?

Datos que sorprenden

Analicemos primero la infraestructura tecnológica del país de hoy en día:

  • El 96% de los 1.100 municipios se encuentran conectados a internet de alta velocidad;
  • El 50% de los hogares cuentan con internet fijo (24 millones de personas);
  • Las conexiones de internet fijo en estrato 1 crecieron 289% durante los años 2011–2014;
  • El 63% de los hogares en el país tendrán fibra óptica en el 2018, con especial énfasis a los estratos 1 y 2 (según las metas del plan nacional Vive Digital);
  • El 90% de los municipios contarán con zonas Wifi gratis para el año 2018;
  • La conexión a internet móvil es la tarifa más económica de América Latina.

Estos datos demuestran que la infraestructura es apropiada para llevar la educación virtual a los hogares del país. De hecho, hoy en día, el 80% de los colombianos ya están usando internet (según estudios de MinTic).

Una evidencia clara de la aceptación de e-learning en el país, es que el 19% de las búsquedas que los colombianos realizaron en Google durante el 2015, estuvieron relacionadas con e-learning; si el 80% de los habitantes usa internet, entonces 7.296.000 de colombianos están de alguna forma intrigados con el tema e-learning.

Costo-eficiencia y competitividad

Ahora, comparando e-learning con la educación tradicional, el primero representa un ahorro significativo en costos. Para Colombia esto es de gran importancia, ya que su sistema educativo no da abasto con la actual demanda; cada año decenas de miles de estudiantes quedan excluidos de estudio por falta de cupos. La solución podría venir del e-learning, que ofrece cupos a todos los estudiantes; y a costos muy inferiores ya que no se necesita lotes, ni construcción de aulas, ni compra de dotaciones.

Y hay una tendencia que las instituciones en Colombia no pueden pasar por alto: prestigiosas universidades de Europa, Australia y Canadá empezaron a ofrecer maestrías virtuales a los estudiantes colombianos, a precios muy por debajo de una maestría presencial nacional. ¡Si las instituciones colombianas no acuden al e-learning para ser más competitivo, perderán su participación en el mercado! Lo mismo le podría ocurrir en el futuro a la educación primaria y secundaria.

Pero ¿es e-learning efectivo?

Por desconocimiento algunas personas puedan cuestionar su efectividad, pero hay estudios y testimonios que la afirman: E-learning incrementa los niveles de retención del aprendizaje hasta en un 60% frente a los modelos tradicionales. Y “se aprende más y mejor entre compañeros. Cooperar mejora la motivación, la vinculación emocional con la tarea y la convivencia escolar“, dice el psicólogo e investigador español Alfredo Hernando Calvo.

Ahora, en cuanto a la calidad: “Los contenidos de una maestría virtual y los de una presencial son los mismos, por lo que la dedicación, en principio, es la misma. Además, las características de esta clase de formación (virtual) obligan a los estudiantes a un mayor auto-compromiso y una dedicación más intensa para sacar adelante su titulación”, dice Elías Contreras, decano de la Facultad de Estudios en Ambientes Virtuales de la Universidad EAN.

Y con respecto al fraude académico, según Jordi Solé, director de OBS Online Business School, “existen bastantes sistemas para asegurar el control de fraude, como los biométricos hasta el control de periféricos pasando por caducidad de sesiones, control de software, entre otros“.

Una respuesta a la deserción

A los anteriores beneficios del e-learning, se puede sumar otra ventaja importante: El sistema educativo tradicional demuestra preocupantes cifras de deserción estudiantil; en Colombia solo el 65% de los estudiantes se gradúan como bachiller. Una razón es porque el estudiante simplemente no se siente atraído para ir a la escuela. E-learning despierta más responsabilidad en el alumno y conectado con las tecnologías de inteligencia artificial, puede detectar bajo rendimiento académico, inasistencia, problemas personales y hasta desinterés; en base de estos datos, un grupo de docentes profesionales puede diseñar estrategias que vuelvan a encarrilar el estudiante al programa académico.

Claro que el desinterés no es la única razón de la deserción; hay muchas situaciones en donde el estudiante queda sin estudio, ajeno a su voluntad:

  • Falta de cupos en las instituciones;
  • Conflicto armado;
  • Embarazos adolescentes;
  • Matoneo;
  • Falta de recursos económicos.

Nuevamente la educación virtual es la solución para cada una de estas situaciones, ya que hay cupo ilimitado, bajos costos y el estudiante escoge el lugar y momento de sus estudios.

Concluyendo

En conclusión, el e-learning trae ventajas grandes, beneficiosos para el alumno, el profesor, la entidad educativa y la competitividad del país. Su implementación masiva en Colombia no tardará mucho; en parte por los desarrollos tecnológicos y en otra parte por la creciente oferta de educación virtual proveniente de entidades extranjeras. Y estamos en el lugar indicado, porque como apareció recientemente en la prensa: ¡Colombia es líder regional en uso, disponibilidad y negocios TIC!

Con la implementación de e-learning, el país seguirá esta tendencia pionera.

Si te interesa leer más acerca de la innovación educativa, entonces te pueden interesar estos links:

Diagramación en la era digital

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

Por Erik Jongezoon

blog_ilustracion

Probablemente conozcas el famoso acertijo de la esfinge: “¿Qué ser vivo camina en cuatro patas en la mañana, dos en la tarde y tres en la noche?”. Edipo fue capaz de resolverlo en un santiamén: “El hombre”. Él no interpretó literalmente las horas del día, sino que vio el símil con un bebé que gatea, un adulto que camina y un anciano que usa bastón.

Se podría hacer una analogía similar con el desarrollo lingüístico: ¿Qué ser vivo se comunica con boca y oídos en la mañana, manos y ojos al mediodía, y ceros y unos en la noche? Se entiende por mañana, tarde y noche la evolución que ha habido en los enfoques pedagógicos.

blog_tabla

La evolución de la diagramación
Imagínate a los primeros “tipógrafos” preguntándose si tallar letras en piedra sería menos difícil algún día. ¡Sin duda las tablillas de arcilla, el papel y la imprenta fueron mejoras notables!

Dichas mejoras sucedieron a lo largo de los siglos. Hoy en día, la innovación ocurre a un ritmo más vertiginoso, pero siempre habrá cosas del pasado que se mantengan.

Desde hace años se ha venido diciendo que los libros de texto estaban destinados a desaparecer; sin embargo, siguen vigentes y siguen evolucionando. Lo mismo pasa con la diagramación.

Definición básica de “diagramación”
Empecemos por definir el término “diagramación”.

Diagramación es el oficio de organizar los elementos escritos y gráficos en las páginas de un documento.

La presentación visual de un contenido hará que tenga mayor o menor impacto. Por ejemplo, el titular de un periódico o un sumario se destacan con el fin de hacer énfasis en el mensaje. Las distintas opciones de diagramación están concebidas para atraer la atención del lector.

Por otra parte, quizá estés más familiarizado con otros términos que se refieren a la diagramación: maquetación, diseño de páginas, diseño editorial, tipografía, montaje digital… ¿Ahora sí estamos hablando el mismo idioma?

La diagramación de hoy en día
Cuando Gutenberg inventó la imprenta, hacia 1440, por fin los escritores pudieron contar con un tercero que “diagramara” las páginas.

Desde entonces, el libro impreso ha imperado durante más de 5 siglos. Su realización resulta del laborioso trabajo de los diagramadores y la interpretación fiel de su diseño.

Sin embargo, en la actual era digital, no es el diagramador quien se impone, sino el dispositivo que despliega el contenido y el aplicativo usado para crear el producto, lo cual plantea nuevos desafíos en el mundo de la diagramación.

De hecho, se podría decir que la diagramación de páginas se ha convertido más bien en diagramación de contenidos.

Reto 1: Diseño adaptativo (Responsive design)
Responsive design se refiere al ajuste automático de los elementos visuales dispuestos en la pantalla de un dispositivo, desde una computadora grande a un pequeño teléfono inteligente (smartphone). En tabletas y teléfonos inteligentes, el contenido también se ajusta a la orientación de la pantalla, ya sea vertical u horizontal. Aunque un diagramador podría hacer un montaje para cada tipo de pantalla, el costo sería excesivo. En lugar de ello, el software automatiza la diagramación para que haga ajustes instantáneos. Como consecuencia, el diagramador ha perdido el control absoluto que solía ejercer sobre el contenido de un libro impreso para enfocarse en la búsqueda de soluciones que funcionen bien en el máximo de situaciones.

Reto 2: Diseño web (Web Design)
En el ámbito del diseño web, el diagramador se llama front-end developer, o desarrollador de la interfaz cliente. Las herramientas de un desarrollador son muy diferentes —Código HTML, CSS y JavaScript— pasando a transformar la diagramación en programación. Por eso, no es sorprendente que muchos diagramadores se hayan reinventado a sí mismos como desarrolladores de la interfaz cliente; al fin y al cabo, una buena parte se trata aún de la maquetación de contenido. La nueva generación de desarrolladores cliente se han formado como programadores, idealmente con conocimientos de diseño gráfico. Las empresas de desarrollo suelen ubicar a los especialistas en este conjunto de destrezas bajo su departamento de “servicios gráficos”.

Reto 3: Libros electrónicos (e-books)
La diagramación de libros electrónicos —como ePub, iBook y eBook—es similar a la de un libro impreso, pero al añadirle adaptabilidad electrónica, ¡las cosas cambian mucho! Ahora el usuario puede controlar la visualización del contenido: la fuente y su tamaño, la orientación (ya sea vertical u horizontal), el zoom, etc. La adaptabilidad ha obligado al diagramador a dedicarse más a la programación que a la creación de páginas visualmente “espectaculares”.

En un próximo artículo analizaremos los pros y los contras de las distintas opciones de libros electrónicos disponibles en el mercado editorial.

¡Que su LMS no sea una prisión de contenidos!

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

Por César Pachón

ilustracion blog 3

Los Learning Management Systems (plataforma de aprendizaje, LMS por sus siglas en inglés) son plataformas web que ofrecen un punto de contacto entre los estudiantes, tutores, administradores, contenidos y actividades de un proyecto educativo apoyado en tecnología. Son utilizados tradicionalmente en todas las organizaciones que implementan proyectos de e-learning, hasta el punto de ser confundidos con el e-learning en sí mismo: es normal que la primera aproximación a un proyecto de educación virtual sea la selección e instalación de una plataforma LMS, para luego ir descubriendo que existen muchos más aspectos a considerar: producción de contenido, calidad, mercadeo interno para reducir la resistencia al cambio, redefinición de los roles de profesor a tutor, etc.

Existe una gran oferta de LMS que varían en modelos de licenciamiento, tecnologías base y otras características, pero una de las funciones comunes en todos es facilitar la publicación de contenidos, restringiendo su acceso a roles autorizados (estudiantes) y haciéndolos disponibles en función de las reglas propias de la organización, por ejemplo, clasificación en cursos y activación de cada unidad en función de un cronograma.

Pero el esfuerzo de innovación y diferenciación de productos llevó a los creadores de LMS a enfocarse en otra funcionalidad: facilitar la creación de contenidos (authoring) sin depender de herramientas externas. Esto es bueno, pero genera un conflicto entre ambas funcionalidades:

Si se considera el ciclo de vida del contenido para e-learning desde el punto de vista de la cadena de valor, se observan pasos claramente diferenciados: el diseño del contenido, la implementación, la publicación en la plataforma, la operación del mismo (gestión de la interacción con estudiantes y tutores) y finalmente su actualización o mantenimiento.

Del modelo de formación artesanal al modelo industrial

En una cadena de valor típica, cada paso debe estar claramente diferenciado, tanto en el tema de el rol encargado de ejecutarlo, como en el insumo recibido y el producto entregado.

Una ventaja de dicha diferenciación consiste en que la organización puede reemplazar nodos de la cadena de valor sin impactar los demás. Por ejemplo, la creación de contenido puede ser tercerizada mientras la operación de la plataforma la ejecuta personal interno (o viceversa), logrando de esta manera optimizaciones en temas de costos y mejor aprovechamiento del recurso humano interno.

Cuando el fabricante de un LMS decide incluir dentro su producto la funcionalidad de crear contenido, está apostando a una estrategia de integración vertical de la cadena de valor que busca mejorar la posición de su producto en el mercado al aumentar el número de características ofrecidas. Para que el contenido creado sea más atractivo, se suele ofrecer integración con herramientas particulares de ese LMS, y que no están disponibles en productos de la competencia (por ejemplo, widgets con actividades interactivas).

Si la organización enfoca el 100% de su esfuerzo de creación de contenidos en el uso de las herramientas de authoring proporcionadas por el LMS que tienen instalado, se configura un escenario que se suele llamar “Prisión de contenidos”: ahora los contenidos son prisioneros del LMS usado para crearlos, y si en el futuro se evalúa la posibilidad de cambiar de LMS ó tercerizar su operación, estos contenidos se convierten en un factor limitante para la gestión estratégica del proyecto, ya que no puede ser movido del viejo LMS al nuevo.

¿Cómo evitar la prisión de contenidos?

En primer lugar, identificando con claridad los pasos de la cadena de valor y determinando los entregables de cada paso de manera que puedan ser reemplazados sin afectar otros elementos de la cadena.

En cuanto a contenidos, esto se logra reduciendo la dependencia de las herramientas de authoring integradas con el LMS y prefiriendo que los contenidos sean empaquetados usando estándares interoperables, como el estándar SCORM, ampliamente soportado por la gran mayoría de LMS disponibles.

En cuanto a la tecnología usada, debe darse prioridad a tecnologías abiertas y que no dependan de un proveedor o herramienta específica, por ejemplo, preferir HTML/Javascript por encima de Flash y similares.

Los estándares abiertos facilitan la migración

Una precaución final es considerar que la producción de un contenido como formato SCORM y el uso de tecnologías web estándar puede realizarse de dos maneras:

  1. Usando una herramienta propietaria de authoring, que ofrezca la capacidad de exportar a SCORM + HTML/Javascript.
  2. Creando directamente el código HTML y Javascript sin depender de una herramienta de authoring.

El primer caso tiene la ventaja de necesitar menos recurso humano del área tecnológica, ya que muchas de las herramientas de authoring propietarias tienden a parecerse a un editor de presentaciones de cualquier suite de ofimática, con el fin de facilitar su uso por parte de personal no técnico. Pero el precio que se paga es que se genera un escenario de “vendor-locking”, en donde el HTML generado no sirve para hacer modificaciones al contenido: siempre hay que volver al archivo maestro, que sólo puede abrirse con la herramienta propietaria que lo creó: se genera una nueva dependencia para la organización en términos de licencias de software y de inflexibilidad, ya que las limitaciones y bugs de la herramienta se reflejan en el producto final sin que se pueda hacer algo para resolverlo.

En el segundo caso, existe más flexibilidad ya que la escritura de código HTML y Javascript se puede realizar con cualquier editor de texto, y existe gran variedad de frameworks, librerías y herramientas de software libre que permiten automatizar el proceso de publicación. De manera que la inversión en horas de recurso humano de tecnología tiende a decrecer a medida que se establecen buenas prácticas y procesos de producción cada vez más afinados a las particularidades de la organización.

El resultado final de utilizar estándares abiertos y herramientas libres es la independencia del proveedor de LMS y de herramientas de authoring: contenidos basados en tecnologías libres, portables y adaptables: definitivamente una estrategia que ofrece valor a la organización y su planeación a largo plazo.

Para saber más sobre formatos y estándares abiertos para contenidos de e-learning:

El poder del e-learning

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

Por Erik JongezoonEl poder del e-learning

Son las 6:30 p. m. Dos adultos van en un bus. El primero está notablemente estresado pues los trancones harán que llegue tarde a clase nuevamente. El segundo va tranquilo y concentrado, escuchando por sus audífonos y mirando la pantalla de su celular; aprovecha el desplazamiento para estudiar en línea.

La era digital ha cambiado nuestro mundo en las dos últimas décadas, pero apenas nos estamos acostumbrando a la presencia de la tecnología en nuestras vidas. ¡Hay un potencial aún mayor que la sociedad debe descubrir!

La educación virtual, llamada comúnmente e-learning, ofrece muchísimas ventajas, tanto para la educación estudiantil, como para la formación de profesionales. Sin embargo, esto puede no ser claro para todo el mundo: muchos creen que el costo-beneficio es el único argumento a la hora de implementar contenido virtual e incluso pueden pensar que se sacrifica la calidad, o que amenaza el empleo de los profesores y la existencia de las entidades educativas en general.

Por lo tanto, vale la pena repasar algunos puntos que ilustran el poder del e-learning:

Flexibilidad y movilidad
El estudio virtual es posible en cualquier momento, en cualquier lugar y desde una variedad de dispositivos, veinticuatro horas los siete días de la semana; no se restringe a un salón, ni a un horario, ni tiene un límite de horas semanales.

Mayor compromiso del estudiante
Aunque parezca sorprendente, la interacción directa dentro de una comunidad virtual aumenta la asistencia, la motivación y el aprendizaje, según algunos estudios.

Cupo para todos
En el e-learning no hay salones sobrepoblados, ni cupos limitados. Tampoco hay barreras geográficas; de forma remota puedes estudiar “en cualquier país”.

Educación abierta para todos
Muchas universidades en el mundo ofrecen cursos en línea de alta calidad, gratuitos y certificados. Este fenómeno en auge se llama MOOC por las siglas en inglés de Massive Open Online Course (Curso masivo y abierto, en línea).

El e-learning es flexible
Las lecciones —de un video, por ejemplo— se pueden repetir las veces que haga falta hasta entender la materia, mientras que, en un salón, el profesor explica todo una sola vez; si no entendiste o resultaste distraído en el momento, ¡te atrasas!

Formación en un entorno real
Estar inmerso en un medio colaborativo, apoyado por la tecnología, con comunicaciones a distancia y recursividad para obtener respuestas, se asemeja al ámbito profesional del mundo globalizado de hoy y es, por lo tanto, la mejor preparación.

El estudiante es el protagonista
En vez de limitarse a transmitir conocimientos (“llenar cerebros”), el e-learning desarrolla capacidades, como la creatividad, el análisis crítico y la habilidad para resolver problemas, a partir de la interacción; el foco se centra en el estudiante que aprende y no en el profesor que dicta.

Docencia más efectiva
Las actividades en línea cuentan con evaluaciones automatizadas del estudiante; el profesor puede dedicar su tiempo a la personalización de contenidos, la intervención temprana y la generación de recomendaciones. De esa manera, el valioso recurso de la docencia se aprovecha realmente para formar, en vez de solo calificar.

Formación para toda la vida
El aprendizaje en línea no termina después de la graduación. Siempre habrá contenido para seguir aprendiendo y mejorar la vida.

No obstante, nada de esto significa que el e-learning sentencie a muerte el tradicional sistema de enseñanza presencial; más bien, el e-learning complementa el contenido curricular, no lo reemplaza. Otra nueva tendencia que demuestra esto muy bien es el aprendizaje semipresencial, o blended learning, que combina lo mejor del modelo presencial y el virtual en uno solo. Tampoco hay que descartar futuros escenarios, en donde los MOOC podrían ser usados por los estudiantes como preparación para estudios universitarios presenciales o para reducir la cantidad de semestres (= reducir el costo) de los mismos. A su vez, esto liberaría asientos en el salón y solucionaría la escasez de cupos universitarios.

Si esta reseña ha despertado tu interés y quieres saber más acerca del poder del e-learning, entonces recomiendo que veas este inspirador video, conferencia de una de los fundadores de Coursera, plataforma de educación virtual gratuita.

Y una última consideración: pese a las ventajas de la educación virtual, no todo material educativo en línea es eficaz porque sí; hay factores que condicionan su efectividad y éxito.

En un próximo artículo analizaré los elementos que comportan una enseñanza virtual realmente efectiva.

Tecnologías de Big Data para ambientes educativos en línea

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

Por Luis Caro

¿Qué es Big Data?

Una de las tecnologías más mencionadas y referenciadas por los medios de comunicación especializados es Big Data —datos masivos—. Sin embargo, aunque es un tema tan popular, muchas personas no entienden exactamente en qué consiste un problema de Big Data y cuáles son estas famosas tecnologías que están diseñadas para abordarlo.

ilustracion_blog2-02¿Cuál es nuestra definición?

Un problema de Big Data se define como una situación donde se debe procesar un conjunto de datos tan grande en sus características intrínsecas, que las tecnologías tradicionales —tanto de almacenamiento como de procesamiento de datos— no son capaces de obtener los resultados esperados. Las características intrínsecas son las siguientes:

  • Velocidad: la velocidad de la información es una medida de cuánto aumenta su volumen o tamaño en una unidad de tiempo. Las personas suelen asociar un problema de Big Data solamente con el volumen de la información y no con la velocidad en que aumenta.
  • Volumen: es el tamaño de la información y suele ser la característica más conocida.
  • Variedad: es otra característica poco referenciada, pero críticamente importante. Entre más tipos diferentes de información se incluyan en un conjunto de datos, mayor dificultad habrá para procesarlos. Un ejemplo de la importancia que tiene la variedad de los datos es cuando incluye datos no estructurados, como datos geoespaciales, videos, audio o texto no estructurado. En la mayoría de los casos, cuando los datos no estructurados se convierten en datos estructurados para ingresarlos en sistemas tradicionales de información, como bases de datos, se pierde información importante acerca de los mismos.

Cabe resaltar que también se definen otras características, pero consideramos que las tres anteriores son las más representativas e importantes.

¿Por qué ahora?

Al analizar las características de velocidad, volumen y variedad que tiene un problema de Big Data, surgen varias preguntas: ¿Por qué solo hasta hace poco se viene hablando de este problema? ¿Es realmente un problema relativamente nuevo, como aparece en los medios de comunicación? ¿Cuál es el efecto que ocurre hoy en día para llamar la atención sobre estos problemas?

Los recientes avances en las tecnologías de la información —como las redes sociales, las aplicaciones móviles y el llamado “Internet de las cosas” (*IoT, por sus siglas en inglés)— le han dado relevancia a estos problemas. Debido a ello, se ha incrementado la cantidad de escenarios donde se presentan problemas de Big Data.

¿En qué consisten las tecnologías de Big Data?

Con el fin de poder procesar los datos masivos descritos anteriormente, las tecnologías de Big Data están conformadas por sistemas de almacenamiento y procesamiento de información que realizan todas sus operaciones de manera distribuida. El objetivo de dicha distribución es realizar el almacenamiento y el cómputo de los datos en servidores distintos para unificar y centralizar solamente los resultados del proceso. Estas tecnologías permiten procesar y extraer información de aquellos datos que —debido a su velocidad, variedad y volumen— no pueden ser almacenados y procesados usando un solo servidor.